¿CÓMO AYUDO A MIS HIJOS ANTE EL DIVORCIO?

Enfrentar el divorcio no es  cosa  fácil para ninguno de los padres, especialmente el que ha sido dañado o no quiere separarse, en algunas ocasiones es hasta saludable y necesario hacerlo por el bienestar emocional que pueda estar dañando a nuestros  hijos, por ejemplo: peleas , discusiones, gritos, maltratos, etc. Estas situaciones en lugar de ayudar agravan el  problema y como dije anteriormente puede crear complejos de culpa a seres inocentes que están a nuestro cargo, que nada tienen que ver en  nuestras decisiones, sean erróneas o no.

En algunas ocasiones es preferible mejor cortar por lo sano como  dicen, sin embargo depende del momento y la situación en que se han dado los acontecimientos al momento de la  separación,  pero de todos modos hay que enfrentar lo que sucede en nuestra familia, he aquí algunas estrategias que he considerado  nos pueden servir en nuestra familia.

1-      Enfrentar la situación
No es fácil enfrentar una separación, digo esto porque la tendencia natural es evadir cualquier enfrentamiento especialmente  si han hecho muchas heridas en la pareja, pero por el bien de los hijos se debe hacer, primero debemos tener claro lo que queremos para nuestros hijos, ¿cómo quisiéramos que se sintieran?, pensando desde el lugar donde ellos se encuentran  y en consecuencia hacérselo saber a nuestra pareja, sea que este o no de acuerdo con ello, uno de los dos debe decidir cómo ayudar a esos hijos  que están viviendo esta situación .
2-      Tener disposición y empatía.
Tener disposición significa renunciar a nuestros egoísmos como personas, nadie puede suplantar a un padre o una madre, si esta o este ha desarrollado este papel hasta el momento,  el hijo o hija necesita saber y entender que allí estarán sus padres cuando él los necesite en los momentos más importantes de su vida.
3-      Buscar ayuda.
¡Imprescindible! buscar ayuda profesional, ya que este dará las herramientas adecuadas para crear un mejor ambiente durante el momento de la separación.  Puede ser un psicólogo, consejero familiar, amigo o amiga que sea serio en asuntos de familia.
4-      Dedicarme tiempo.
La persona que queda sola en el divorcio, tendrá más oportunidad de conocerse, de llegar a crecer como ser humano, a estimarse y valorarse. No será un camino fácil porque las heridas tendrán que curarse con el tiempo y con paciencia. Es necesario volver a trazarse metas y sueños, buscarse un ambiente que le dignifique y le llene de amor.
5-      Definir límites y derechos con los hijos.
Esto es muy importante, algunas veces especialmente las mujeres dejamos de lado nuestros derechos o por orgullo dejamos que también se olviden de los derechos de nuestros hijos, eso no debe ser así, más allá del orgullo debemos dejar a nuestros lo más protegidos posible en todos los aspectos: emocional, espiritual y económico, dejando saber a nuestra pareja que debe cumplir un deber y responsabilidad hacia ellos, no es posible que dejemos que la otra persona solo deje su papel sin tomar la responsabilidad que esta conlleva, es muy común que no se reclamen derechos, casi siempre porque nos da miedo intentar pelear por ellos, dejamos que nos gane el miedo.  Hablar claro y definir qué cosas queremos para ayudar a nuestros hijos no es pecado al contrario  también a la otra persona le ayudará a tomar la responsabilidad por sus decisiones.
6-      Apropiación de mi rol como padre o madre.
Sea que este casado o no, toda persona que sea padre o madre debe tomar el papel que ha elegido,  especialmente porque traemos al mundo seres inocentes que no decidieron por ellos mismos vivir con esos padres.


Quiero comentar que he conocido muchos padres de familia divorciados y da tristeza ver como los hijos responden hacia ese acontecimiento, un hijo siente la falta de su padre o de su madre y nosotros los adultos somos los responsables de apoyarlos aunque tengamos a  otras personas en nuestras vidas, he tenido que presenciar momentos tristes al ver a  jovencitos que a la hora de graduarse, pasan a recibir su diploma sin ninguno de sus padres solo por el hecho de que sus padres no se sienten bien al ver a su ex-pareja, no importa los errores que cometamos en nuestras relaciones debemos enmendar y recuperar todo lo que podamos por el bien de nuestros hijos.


El divorcio es muy común en nuestra época pero eso no quiere decir que nosotros los adultos no tengamos responsabilidad hacia nuestros hijos, necesitamos ser valientes y crear un mejor mundo comenzando con nosotros los padres tomando las decisiones más sabias y enfrentando las consecuencias  de nuestros actos buscando ayuda pertinente.


0 comentarios:

Publicar un comentario