¿CÓMO ENTENDER A MIS HIJOS?

“¡Cuán hermosa, cuán grande y liberadora es la experiencia, cuando los hombre aprenden a ayudarse unos a otros!
Es imposible insistir lo suficiente en la gran necesidad que tenemos los seres humanos de ser escuchados realmente, de ser tomados en serio, de ser comprendidos.”
Dr. Paul Tornier, psiquiatra y escritor suizo.


conocer a tus hijos

Para poder entender a nuestros hijos necesitamos conocer la condición humana, ninguno de nosotros los humanos podemos desarrollarnos , crecer y vivir plenamente sin sentirnos comprendidos al menos por una persona,  que deberíamos ser nosotros los padres, porque somos los primeros seres con los que tienen contacto nuestros hijos desde que nacen. Nosotros los vemos crecer, reír, llorar, aprender, caerse y levantarse.

Desde el momento que nos convertimos en padres o madres de un niño por naturaleza somos los encargados de que este niño crezca con todas las habilidades , conocimientos y aprendizajes hacia la vida, utilizando toda  la preparación y formación que cada uno de nosotros poseemos, el tiempo pasa tan rápido en cada etapa de crecimiento físico y mental, que cada vez nos olvidamos vivir con nuestros hijos experiencias inolvidables que no volverán a presentarse,  hay que aprovechar cada momento para identificarnos con ellos, conocer sus gustos, entenderles y sobre todo comunicarnos efectivamente.

La comunicación y el acercamiento son las claves para educar a los hijos de la mejor manera, ser padre o madre requiere de armarnos de mucha paciencia, amor y comprensión para formar de ellos un mejor ser humano.

¿Qué cosas puedo empezar a hacer?

Como todo en la vida, hay que esforzarse en las relaciones especialmente con las relaciones con nuestros hijos.

Podemos mencionar entre algunas cosas:

ü  Prestar atención.  Significa escuchar en serio lo que ellos tienen que decirte, identificar aquellos comentarios que te servirán para reforzar su confianza hacia ti, algunas veces nuestros hijos se comunican con sus palabras sencillas, otras veces llaman nuestra atención con quejas y otras cosas similares, son formas que el niño o el joven utilizan para acercarse a ti, no es necesario ser un experto para comprender a nuestros hijos, a veces solo es necesario escuchar.

ü  Conocer a tu hijo.  Ya lo he mencionado en otros artículos, para conocer a nuestros hijos es necesario que investiguemos, observemos sus conductas, gustos y aficiones, podemos conocerlos conviviendo y compartiendo con ellos diferentes actividades,  por muy pequeñas que sean tus acciones hacia ellos, te lo agradecerán tal vez no con palabras sino con actitudes de aprobación. A todo hijo le agrada que su padre se interese por él o ella.


ü  Apoyar.  Bajarnos a su  mundo y viviendo sus experiencias es la mejor manera de apoyarlos, es decir poniéndonos en el lugar de ellos, comprendiendo sus necesidades como niño o joven, este afecto es lo mejor que puede sentir un hijo de parte de su padre además de elevar su autoestima, que será muy importante que refuerces a lo largo de su vida, esto le servirá para poder sobrellevar cualquier obstáculo que tenga que afrontar. Saber que sus padres le apoyan.


ü  Corregir.  ¿Qué hay que corregir? Recuerda que como seres humanos cometemos errores, estas correcciones deberán ser hechas con la mayor sabiduría y amor posible, recuerda que lo mejor es hablar claramente con tu hijo, definirle como debe ser su actuar, como debe mejorar y  conducirse en la vida , eso es parte del aprendizaje.


ü  Motivar. Esto tiene  mucho que ver con el apoyo, además es invitar a tu hijo a creer en él mismo, a  experimentar, a probar, a crecer, a entender que puede desarrollarse a su mayor potencial, claro esta que de cada experiencia tendrá un aprendizaje, esto debes enseñárselo poco a poco para que  cuando algo no funcione bien pueda  volver  a intentarlo pero de una manera distinta a la que había hecho. Decía Albert Einstein, que si seguimos haciendo las cosas de la misma manera siempre, obtendremos siempre los mismos resultados, eso quiere decir que debemos cambiar la forma en que hacemos las cosas hasta lograr lo que deseamos.  Eso hará que crezca su motivación.


Al mismo tiempo que crecen nuestros hijos, también nosotros lo hacemos interiormente, nos volvemos más experimentados y podemos ayudar a otros padres a mejorar las relaciones con sus hijos, hay que buscar la forma de ir creciendo en conocimiento y preparémonos para darles a nuestros hijos un futuro mejor.

0 comentarios:

Publicar un comentario